martes, 17 de febrero de 2015

VISIONES AÉREAS: CÓMO LA CIENCIA FICCIÓN HA INFLUENCIADO LOS AVISTAMIENTOS OVNI

Por permitir la aproximación a un factor de importancia en el proceso de formación de la mitología OVNI, cual es el de la influencia en ello de la Ciencia Ficción, nos ha parecido oportuno traducir este breve artículo de Nigel Watson, autor del libro UFOS of the First World War: phantom airships, balloons, aircraft and other mysterious aerial phenomena [=OVNIS de la Primera Guerra Mundial: aeronaves fantasmas, globos, naves aéreas y otros misteriosos fenómenos aéreos].

El instructivo texto fue publicado por starburstmagazine.com con el titulo Aerial Visions: How Sci-Fi Influenced UFO Sightings [31 january 2015] - Andrés Salvador




Visiones aéreas: cómo la Ciencia Ficción ha influenciado los  avistamientos OVNI

Por Nigel Watson



En el siglo 19, las obras de ficción de Edgar Allan Poe, Julio Verne y H.G. Wells, junto con todo un ejército de imitadores largo tiempo olvidados [=long-forgotten], ayudaron a establecer las bases de lo que en 1926 Hugo Gernsback denominó ‘ciencia ficción’. Sus historias usualmente centradas en  maravillosas máquinas y dispositivos que podrían ayudarnos a explorar nuestro mundo y más allá.

A modo de ejemplo, la 31 novela  de Julio Verne Robur el Conquistador, comienza con avistamientos en todo el mundo de extrañas luces en el cielo. Se trasluce que estos avistamientos son creados por una máquina voladora [=flying machine] inventado por Robur. Él secuestra [=abducts] a tres escépticos y los lleva en un tour por el mundo, mientras que los astrónomos explican los avistamientos de esta nave [=craft] como erroneas percepciones ópticas y celestes.



Este escenario se hizo real en los USA, cuando los periódicos a lo largo de 1896 y 1897 reportaron cientos de observaciones de extraños objetos  en el cielo y encuentros con sus inventores. Muchos de estos avistamientos fueron probablemente  producidos por errores de identificación de objetos celestes, bromistas que envían globos en alto con luces unidas a ellos, o abiertamente engaños periodísticos.

Mirando hacia atrás, podemos ver que estas visiones en el cielo se basaron en la ficción de Verne y sus imitadores, los ampliamente distribuidos diseños de inventores de aeronaves, y primitivas aeronaves siendo probadas en secreto. Las novelas científicas del siglo XIX y la ciencia ficción del siglo XX, todas mostraban un sentido de la maravilla en las posibilidades que la ciencia y la tecnología abrieron para el futuro.

El optimismo inicial llegó a estar mezclado con varios presentimientos. La Guerra de los mundos de H. G. Wells (1897) jugó con el temor de los invasores extranjeros que eran literalmente aliens, mientras que aún Verne se dio cuenta de que la tecnología podría usarse para el mal, así como para el bien. En 1904, un año antes de su muerte, el publicó El Amo del Mundo, que era una secuela de Robur el Conquistador. La maravillosa máquina voladora es acertadamente llamado el 'Terror' y Robur, su inventor, amenaza que:
‘Mi máquina no será ni Francesa ni Alemana, ni Austriaca ni Rusa, ni Inglesa o Americana ... La invención seguirá siendo mía, y voy a usarla como me plazca ... Con ella, tengo el control del mundo entero, y ahí esta sin fuerza al alcance de la humanidad, que sea capaz de resistirme, bajo ninguna circunstancia en absoluto.’
El peligro presentado por las naves aéreas a principios del siglo 20 habitó profundamente en la mentes de los políticos y el público. En Gran Bretaña, los poderosos Zepelines Alemanes simbolizaban el nuevo poder de la tecnología para usurpar a la Royal Navy que había protegido a estas costas de la invasión por cientos de años.

Periódicos, revistas, cómics, dibujos animados y juegos todos destacaban naves aéreas reales y de ficción. Una nueva fuente de influencia, particularmente sobre la clase trabajadora, fue el cine. Cineastas británicos en la década de 1900 fuertemente endeudados del popular  subgénero literario invasion-scare [=miedo a la invasión]. La imagen de la nave aérea o aeroplano fue una poderosa y altamente fotogénica expresión de intrusión extranjera. Estas películas incluyen The Airship Destroyer (1909), The Invaders (1909), England Invaded (1909), An Englishman’s Home (1909), If England Were Invaded (1913), Wake Up! (1914), and England’s Menace (1914). 




No es sorpresa que con estas imágenes tan firmemente establecidos en los medios de comunicación que en la vida real que se utilizaran como moledes para interpretar cualquier cosa inusual en el cielo. En Gran Bretaña, se reportaron numerosos avistamientos de lo que se considera como aeronaves enemigas alemanas en 1909, 1913 y durante los años de la Primera Guerra Mundial. Lo mismo ocurrió en otras partes del mundo donde la sombra del Zeppelin amenazaba su existencia.

En nuestra propia Edad de los Platillos Volantes [=Flying Saucer Age], cualquier objeto inusual o luz en el cielo se interpreta ahora como una nave espacial extraterrestre o algo igualmente exótico, o es explicado en sentido opuesto por los escépticos. Ahora, y en el pasado, podemos ver que los medios tienen un papel importante en nuestras creencias, expectativas y percepción especialmente cuando se trata con un fenómeno ambiguo en situaciones de estrés.

Puedes leer más sobre esta ola de avistamientos de ovnis en el libro UFOS of the First World War: phantom airships, balloons, aircraft and other mysterious aerial phenomena =OVNIS  de la Primera Guerra Mundial: aeronaves fantasmas, globos, naves aereas y otros misteriosos fenómenos aereos - ahora.